Entrevista a Ricardo Suárez

“Los sistemas para controlar el fuego fueron ineficientes”

10-10-2011 / Política y Sociedad
Etiquetas: ,

El biólogo reforestador habló acerca de las causas de los incendios en nuestra provincia, las consecuencias ambientales para las sierras cordobesas y esbozó posibles soluciones.


“Los sistemas para controlar el fuego fueron ineficientes”

Por | dnicodemus@redaccion351.com

La provincia de Córdoba es azotada por incendios, principalmente, desde abril a octubre. Las estadísticas en relación a los daños y pérdidas varían según el organismo que las presente. Controlar el fuego todavía es un problema, aún teniendo un Plan de Manejo del Fuego.

“Todos los sistemas de seguimiento para controlar el fuego fueron ineficientes”, dijo Ricardo Suárez, biólogo reforestador y miembro del Proyecto de Reforestación de las Sierras de Córdoba. Al comenzar los siniestros, sólo había doce brigadistas en la zona, “hubo lugares donde los bomberos no llegaron y los vecinos tuvieron que actuar solos”, agregó.

Las cifras pueden ser mal entendidas. Es verdad que disminuyeron las hectáreas afectadas por el fuego, pero también es real que hay menos bosques por el incremento de tierras destinadas a la siembra o a la construcción inmobiliaria.

Desde el 28 de agosto al 22 de septiembre se generaron 280 focos de incendios. Las cifras declaradas “no han dicho nada de lo ocurrido al norte de Mar Chiquita o en la zona de pastizales envueltos entre quebradas”, comentó Suárez.

Luego, aportó un dato relevante. La mayoría de las cuencas de las Sierras de Córdoba fueron alcanzadas por el fuego. Cerca del Dique La Quebrada, un 75% del área de la reserva fue arrasada por éste así como el 65% de la cuenca de Salsipuedes.

Las causas de este problema son variadas, pero no son nuevas. El desmonte realizado para destinar tierras a la producción agrícola y ganadera o al sector inmobiliario son algunas de las principales. “Lo peor es que después de que todo queda arruinado, no se lleva a cabo un plan de reforestación apropiado”, reflexionó el especialista y añadió que las consecuencias a nivel ambiental son desfavorables.

En relación con lo expuesto anteriormente, se puede afirmar que el ambiente pierde la resistencia a los cambios climáticos. “Por ello, se generan las tormentas de tierra y hay menos probabilidades de lluvia”, argumentó el entrevistado. Además, explicó que si bien siempre existieron las épocas de sequía en nuestra provincia, hoy repercuten de peor manera por la creciente población y su masivo consumo de agua.

Suárez planteó como posible solución la reforestación de especies autóctonas, por ejemplo el tabaquillo y el bosque serrano. También, agregó: “Pelear por un ambiente digno para que el tema se instale en primer lugar en la agenda del Gobierno y no en cuarto como hasta ahora”.

En tal sentido, desde diferentes gestiones gubernamentales se implementaron políticas con respecto al tema, ejemplo de ello es el Plan de Manejo del Fuego. “Pero nos hemos estancado en una meseta, hay que seguir hacia arriba y no en picada como lo demuestra la Ley de Bosques, sancionada el año pasado”.

Para finalizar, Ricardo Suárez remarcó: “El tema del ambiente es muy difícil de tratar cuando los intereses que priman son los privados”. No obstante, hizo hincapié en que hay muchos voluntarios trabajando para que las cosas mejoren.

Foto: Gentileza www.misionlandia.com.ar