“Nazario, el gurí del monte”. Obra de danza para niños

9-05-2016 / En Escena, Reseñas, Teatro
Etiquetas: , , ,

Después de una temporada en la hermosa sala barrial La Ramona, la obra de María Laura Gallo participará del 16º Festival ¡Señores Niños: al Teatro!, de la Fiesta Nacional de Teatro y seguirá viajando.


“Nazario, el gurí del monte”. Obra de danza para niños

Por Alejandra Migliore.

“Nazario, el gurí del monte”, del grupo Pie Plano, se presenta como una obra de danza para niños, una versión libre basada en la historia clínica de Nazario Celso Aldao y el relato “Noches de Reyes” de Araceli Maldonado.

Nazario es un organismo, una criatura que late al pulso de Cruz Zorrilla, uno de sus tantos creadores. Los personajes no hablan, bailan, es cierto, pero su excelencia expresiva trasciende la danza y hasta la palabra, logrando una atomización del discurso tan exquisita como contundente.

Roberto Santiago Delgado, Ana Lucía Molina y Sofía Piñero Gallo, entran en los personajes de la ficción, al unísono que ingresan sus cabezas en las máscaras. Entonces, renuncian a las palabras, pero para hablar otro lenguaje. Un lenguaje no explicativo, no pedagógico, un lenguaje que no subestima al niño (ni al adulto), sino todo lo contrario. En esa apuesta radica su fortaleza, convirtiéndola en una obra para todo público, llena de belleza pero también de contenido. Ahí donde el espectador esperaría encontrar un espectáculo moralizante, una fábula para niños, se topa con una crítica a los discursos de autoridad normalizadores y, de fondo, con un cuestionamiento de la oposición cultura-naturaleza allí donde se traduce como civilización o barbarie.

Si bien puede entreverse una referencia al mito del Buen Salvaje, Pie Plano desmantela la oposición haciendo una apuesta por la infancia. Nazario es un niño libre, un animal como todos aquellos con los que se cría en el monte, pero los adultos se empecinan en tener otra naturaleza, en ser de otra condición. Y es ese mandato el que constituye un peligro mayor para el niño que la serpiente. Nazario es Tarzán, pero al revés. Él no se adapta para ofrecer el final feliz. No quiere, no puede.

La carga narrativa se apoya en la música que nos sitúa en diferentes tiempos y lugares a lo largo de la obra; cada melodía construye el paisaje, tanto el del monte, en Formosa, como la ciudad, Oliva y el no-lugar del hospicio. Cruz acompaña la vida de Nazario, haciendo nacer la experiencia en nosotros.  No le gana a la escena, la vertebra sutilmente. Como la fantástica escenografía de Matías Unsain y las máscaras de Laura Demarco, cada uno de los elementos de la puesta hace su delicado aporte para que Nazario respire.

Es una obra de detalle y precisión, tanto en la técnica como en los intérpretes, y lo es gracias al conjunto, a la vitalidad que cada parte realza, donde se advierte la mirada de la directora María Laura Gallo.

Nazario es una experiencia, en el sentido de un pasaje, un viaje, un atravesar la infancia, la soledad, la locura y la otredad. Fundamentalmente eso, un viaje al otro.

“Nazario no quiere brazos que lo acunen…
Quiere brazos toboganes, piernas trampolines, cuerpos aviones…
Quiere reptar como la serpiente, correr como el yaguareté…
cazar hormigas como el Tamaduá,
volar… volar como el pájaro biguá.”

Nazario – Avance

 

Agendá:

“Nazario. El gurí del monte.” Presentación en el marco del Festival ¡Señores Niños: al Teatro!

Miércoles 11 de mayo – Funciones: 10 y 15 horas.

Sala Carlos Giménez – Teatro Real – San Jerónimo 66.

En escena: Robert Delgado, Ana Lucia Molina, Sofía Piñero Gallo.

Composición y diseño Sonoro: Cruz Zorrilla.

Músicos invitados: Caro Pérez, Marcos Bueno.

Diseño y realización Escenográfica: Matías Unsain.

Diseño y realización de Vestuario: Telma Castaldi.

Diseño y realización de Máscaras: Laura Demarco.

Diseño y realización de Títeres: Aníbal Arce.

Diseño lumínico: Santiago San Paulo.

Composición de movimiento: Rocío Gonzálvez.

Diseño Gráfico: Marcos Peñeñory.

Dirección y dramaturgia: María Laura Gallo.