Imperdible

Hijo de la Tormenta, Nautilus y Tripodélicos en vivo

22-12-2017 / Agenda
Etiquetas: , , ,

Este viernes 22 de diciembre desde las 22 horas, tres bandas de rock sobre el escenario de Refugio Guernica, con nuevas obras para compartir. Te acercamos sus trabajos publicados como invitación.


Hijo de la Tormenta, Nautilus y Tripodélicos en vivo

Por | parietti@redaccion351.com

Tenés como siempre varios caminos para acercarte a eso que suele reunir gente con una guitarra, un bajo, una batería, en ocasiones un teclado, seguro cables, amplificadores, pedales y micrófonos alrededor de sí.

Podés atravesar los días con listas aleatorias que hayas programado en tu aplicación favorita y descubrir cosas que merezcan detener el azar y afinar las orejas.

Podés poner una radio del palo todo el día, todos los días, y que los caprichos, intereses, rutinas y demás cuestiones ajenas a cualquier decisión que puedas sumar al encendido del dial, determinen más o menos, o más que menos, tus predilecciones. No conocerás, entonces, nada que allí no suene.

Podés leer reseñas estupendas y comentarios que fluyen por el aire acercándote una punta por donde conectar eso que tal vez aún no escuchaste, con alguna referencia que inevitablemente condicionará tu escucha. Necesitarás datos que te ayuden a identificar un sonido inminente con las escuelas que posiblemente hayan ejercido su influencia. Acaso podés llegar a creer que toda esa información es necesaria, que ya todo está inventado y resulta imprescindible ubicar eso que vas a escuchar en alguna encrucijada de nombres como pegamentos universales, para que tu primer acercamiento no divague desprotegido. Podés llegar a necesitar esas seguridades, como tantas otras que este mundo te ofrece. En el colmo de tus devenires, podés repetir elogios o limitaciones de una música sin haberle dado más de una vuelta de oreja, por simples vehemencias u omisiones de tus comentaristas preferidos. Podrás quedarte en el contexto de una obra sin haberle prestado atención jamás a eso mismo que está ahí, ahora, dispuesto a sonar cuando quieras. Casi como cualquier libro que puedas tener en tu biblioteca. Sabés mucho del autor: dónde nació, si vive o ya partió, qué corriente literaria representa, qué maestros reconoció, qué alumnos lo reconocen y tanto más, y sus libros siguen allí, cubiertos de polvo, muertos de aburrimiento. 

Podés moverte por recomendaciones de amistades inquietas, por desatenciones a miradas como espejos retrovisores, por inercia de tus propios bostezos o por alguna pirotecnia que sepas encender de tanto en tanto para sacudirte un poco todas tus repeticiones, pero también para volver a eso que pasó una vez por la vida y nunca más. 

Podés preguntarte qué tienen que ver las posibilidades enumeradas con la imagen que encabeza este escrito. Fijate que hay tres nombres, es decir, tres posibilidades, tres músicas que podés sumar a tus días: Hijo de la TormentaNautilusTripodélicos

Entre las miles de posibilidades de gentes rodeadas de instrumentos, amplificadores, cables y micrófonos, estas tres. ¿Por qué? Por algunas razones. Primero porque las vueltas de oreja sobre cada una de sus músicas podría correr del centro de tus rutinas de escucha a otras posibilidades con apellidos consagrados por eso mismo: la rutina. O podrían construir una convivencia sin criterios de repercusión, fama y todo eso que no es música. Segundo porque estas tres posibilidades están en plena actividad, es decir que se presentan con frecuencia en distintos escenarios de Córdoba, lugar donde coinciden, en residencia, sus integrantes, este escrito y sus posibles lecturas. Tercero porque una vez más, los tres proyectos decidieron una noche y un escenario para tocar, esta vez Refugio Guernica, en el Abasto. Cuarto porque tal vez no haya mayor felicidad que poder escuchar una música que se presenta como desafío desde el primer acorde, poder llegar a disfrutar eso que suena, repetir el placer de los detalles y luego ir a su encuentro. Quinto porque mientras demasiada gente sigue hablando sobre la muerte del rock, el renacer del rock, la cultura rock, la vigencia del rock, los circuitos del rock, las contradicciones del rock y la mar en coche del rock, este viernes tocan en Córdoba varias bandas de rock, entre ellas tres que ojalá vayan a ver, alguna vez, los teóricos del rock. 

Mientras cada quien elige su propia aventura, el rock de Hijo de la Tormenta, formación que nació como trío, con Juan Cruz Ledesma en voz y guitarra, Guido Di Carlo en bajo y Santiago Ludueña en batería. Después de su gran álbum debut vinieron numerosas presentaciones hasta “El manto de la especie”, segundo registro de 2016, grabado en 440 Estudio,  que incluyó a Fabricio Morás en teclados como invitado que felizmente convirtió a Hijo de la Tormenta en -comparación picando a media altura con el arco libre- los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.

Una noticia: “El manto de la especie” tiene nueva edición en vinilo. ¿Favorecerá este resurgimiento de la púa un modo de escucha más atento? Es posible. 

Hijo de la Tormenta – “El manto de la especie”
 

Mientras tanto, el rock de Nautilus, formación que integran Ignacio Sánchez en guitarra, Juan Cruz Ludueña en bajo y Gonzalo Criado en batería. Hace nada, algunas semanas, publicaron su tercer disco “Los Viajes”. Seis obras instrumentales como veinte mil leguas de búsquedas sonoras condensadas en tres días de grabación en Estudio Islandia. Se puede escuchar esto y para atrás, “Bordes” de 2015 y “Nautilus” en 2014. Plena actividad. 

Nautilus – “Los Viajes”

Mientras tanto, el rock de Tripodélicos, es decir Juan Hueda en guitarra y voz, Álvaro Medrano en bajo y Juan Picco en batería. Hace poco más de una semana publicaron “Tierra del Fvego”, su segundo álbum, grabado en septiembre en 440 Estudio. Cinco temas imperdibles como continuidad de su primer registro.

Tripodélicos – “Tierra del Fvego”

Mucho de todo lo que puedas haber escuchado y vuelto a recorrer sonará este viernes. Otra posibilidad: es la última presentación del año de tres bandas integradas por diez músicos que escucharon demasiadas cosas como para condensar sus propuestas en etiquetas y han leído lo suficiente como para elegir títulos geniales a sus obras. Acaso detonen “Rock para huir de una ciudad”, “La noche, la lluvia y la sed” y “Con un pie en la oscuridad”, entre “Postales del fin del mundo” y “Un mañana aún más glorioso nos espera”.

Argumentos de sobra para encender y sacudirse.

Agendá: 

Hijo de la Tormenta – Nautilus – Tripodélicos.

Viernes 22 de diciembre – 22 horas. 

Refugio Guernica – Tillard 115.

Entradas en Lado B: $100.