Imperdible

Guadalupe Gómez presenta “Vendavales”

16-05-2018 / Agenda, Reseñas
Etiquetas: ,

A diez años de su álbum debut, la cantante compartirá las obras de su cuarto registro compuesto por obras propias. La cita es este jueves 17 de mayo a las 21 horas en el Teatro Real, junto a grandes artistas.


Guadalupe Gómez presenta “Vendavales”

Por | parietti@redaccion351.com

Brotes de rocío suspendidos para siempre. Una abuela a quien dedicar el prólogo del final. Sí, el prólogo del final.  Una hora temprana del día detenida en abrazos de lecturas. La fragilidad del agua en el corazón del libro de “Vendavales”, donde espera un verso de Jade. 

La felicidad renovada de poder cambiar de carril como un movimiento de salvación, de disponer minutos, horas precisas para dejar sonar un puñado de músicas tan esperadas. 

El tiempo necesario, sí. Los meses que transcurrieron desde aquella presentación, en julio de 2015, entre muchas oportunidades, hasta sentir la emoción de leer, ahora, “todas las canciones pertenecen a Guadalupe Gómez“. Y también esa frase que sigue en la ficha, reuniendo a quienes participaron en la grabación como creadores de los arreglos que sonarán una y otra vez, desde una tarde de auto estacionado en doble fila, de mensajitos y abrazos por la ventanilla a toda una familia. 

Guadalupe Gómez. Diez años repartidos en “Lluvia”, “Estelas”, “Canción hacia vos” y “Vendavales”. Decenas de canciones, miríadas de amistades y emociones. Una fecha y hora en el marco del ciclo Disco es Cultura para celebrar la vida con un nuevo álbum por presentar como pretexto maravilloso: jueves 17 de mayo, 21 horas. Un lugar: el Teatro Real, escenario que la vio brillar en la presentación de “Estelas”, allá por mayo de 2012, junto al querido y admirado Luis Lewin como parte de la formación, que también integraba Fernando Bobarini.

Una lista de grandes músicos que la acompañaron en la grabación de este nuevo trabajo y la acompañarán una vez más, ahora en su estreno: Hugo Ordanini en percusión, Edu Valdés en guitarras, Fede Seimandi en contrabajo. Más presencias cercanas que serán parte de la noche: Clara Presta en piano y acordeón, Mingui Ingaramo en piano, Chacho Marzetti en lectura de poesías, el Cuarteto de Cuerdas Magnolia y Maru Aparicio en visuales. 

Guadalupe Gómez – Vendavales

Una escucha

Apenas un respiro en el primer verso después de remontar el corazón de la primera palabra hacia aquello que dirá la más importante, nombradora de un tiempo alumbrado, pleno de vida y música. Apenas un respiro en el canto a capella antes de “Vendavales”. Una manera de ser, acaso la única posible, entre mares que habitan una vez más la inspiración. Lo interminable de cada una de nuestras imágenes liberadas por esa voz, como refugio de estos días y los que vendrán.

“Trabajo en los vendavales
No sé otra forma de ser
Me habitan todos los mares
que nunca conoceré.

Y voy, hacia el último fulgor
de la tarde que se va muriendo…”

Escobillas, apenas, tejiendo cuerdas de guitarra y contrabajo. Ordanini, Valdés, Seimandi. Arpegios por donde tomar la poesía en el comienzo de un paisaje de naranjas y rojos sin tiempo. Los graves, los rasguidos, los silencios necesarios para un tono que se pierde, mirando arriba, palpando distancias, esas maneras de la soledad, como dijo un viejo poeta.

Guadalupe Gómez – “Vendavales”

Otro clima. Nuevas formas por “Donde nacen los que vienen”, desde tan lejos y tan cerca. Flautas de Víctor Carrión. Un alguien de infinitas variaciones en el canto de las mareas que suben hacia tonos luminosos de la voz, siempre un poco más allá. 

El silencio feliz de la casa en el sonido de la guitarra. “Para Vera”. La poesía de contemplar acaso a quien duerme o juega entre perfumes de la tarde. Una melodía reposando en las escobillas, en los acordes de la guitarra, en los latidos del contrabajo, en el piano de Clara Presta. Todo se hace chiquito. El arco de Seimandi sobre versos de luna que se pierden, leves. Un recuerdo de Guadalupe en el Real, vuelto “Casa”, entonando “Algo así” junto a Fede y Clara

El violín de Julio Gutiérrez para seguir así, de entrecasa, junto al piano de Mingui Ingaramo en un tributo sublime a Luis Alberto Spinetta, “Leve pájaro de luz”. Una secuencia lenta de acordes para agradecer, volver a preguntarse cómo es que ya no. Un dejarse estar en esos versos casi susurrados, en ese “palpitar imperceptible”:

“Yo te imploro,
yo te canto,
yo te nombro,
estoy tan triste.
Y si mis lágrimas bordaran
el manto de la noche
quizás un barco me llevara
al corazón el alba.”

Ese hilo de la vida desgarrándose desde el violín en los segundos finales. ¿Cómo dimensionar la pérdida?

Acaso “Como respirar” por respuesta posible, a modo de promesa entre amores y amistades entrañables resumidas en cuerdas y vuelos de acordeón. “Toda la belleza que nos late volverá.. Toda la inquietud de ésta marea caberá en un alma. Será como respirar…” 

Una melodía cristalina en la guitarra acústica de “Que es”. Esa inmensidad de la canción en el futuro de nuestros corazones, refugiados en alguna butaca del Real, cuando suenen los acordes apenas después de las primeras estrofas y nos cubra la “aurora boreal” de la poesía, besando el atardecer en la oscuridad de la sala. 

Guadalupe Gómez – “Que es”

Un cambio de ritmos en “Osadías” y el regreso de los vientos. Planos sonoros que bajarán al centro de la letra, donde esperan suspiros y espirales en la voz, hasta un nuevo arrebato de la música desplegada en un solo de saxo entre agitaciones de guitarra y ese corte del final, para que el recorrido se eleve y ofrezca un nuevo remanso en “Flores para Negra” pequeña suite en tres movimientos junto al Cuarteto de Cuerdas Magnolia, parte de una historia que vuelve a sonar, como un saludo a “Estelas”, con “Flores perdidas”.

La belleza de “Flores de agua” con la voz en un primer plano sobre acordes de guitarra eléctrica. El regreso de las cuerdas en “Flores encendidas” sobre el pulso de Seimandi y Ordanini, para encender el canto. 

Guadalupe Gómez – “Flores para Negra”

En el final, “Beijaflor”. El título, el ritmo y la instrumentación como anuncio del canto en portugués y la sorpresa de la voz asomando versos en español. Un pasaje estupendo de contrabajo y la aparición del piano en la segunda parte, montando juegos sobre la base genial del trío, llegando al final y casi que dan ganas de gritar “¡Otra!”, como adelantando las emociones del vivo, que ya llega, que falta nada. 

Que será otra gran noche. Que con “Vendavales” la música es una forma de nuestras mejores emociones, un espacio infinito donde poder encontrarnos a partir de las canciones que supimos recibir y sabrán acompañarnos.

Agendá:

Guadalupe Gómez presenta “Vendavales”.

Jueves 17 de mayo – 21 horas.

Teatro Real – San Jerónimo 66.

Entrada: $150.