Rescates

La Hermanita Perdida

2-04-2017 / Lecturas, Rescates
Etiquetas: ,

A 35 años del comienzo de uno de los hechos más dolorosos de nuestra historia, compartimos versos de grandes poetas y un video que rescata el encuentro con una artista inolvidable de la música popular.


La Hermanita Perdida

Por Mario Díaz.

Amigos, aquí les comparto dos obras para homenajear a nuestros hermanos en este día. En primer lugar, una hermosa milonga de Atahualpa Yupanqui con música de Ariel Ramírez. En 2008, con la querida Suma Paz, grabamos una versión en Melopea para su disco “Última guitarra”.

Luego, “Un agua fría”, poema de Miguel Ángel Pérez, el inolvidable “Perecito”.

Atahualpa Yupanqui – “La hermanita perdida”

De la mañana a la noche,
de la noche a la mañana,
en grandes olas azules
y encajes de espuma blanca,
te va llegando el saludo
permanente de la Patria,
te va llegando el saludo
permanente de la Patria.

Ay, hermanita perdida…
Hermanita, vuelve a casa.

Amarillentos papeles
te pintan con otra laya.
Pero son veinte millones
que te llamamos: hermana…
Sobre las aguas australes
planean gaviotas blancas.
Dura piedra enternecida
por la sagrada esperanza.

Ay, hermanita perdida…
Hermanita, vuelve a casa.

Malvinas, tierra cautiva,
de un rubio tiempo pirata.
Patagonia te suspira.
Toda la Pampa te llama.
Seguirán las mil banderas
del mar, azules y blancas,
pero queremos ver una
sobre tus piedras, clavada.
Para llenarte de criollos.
Para curtirte la cara
hasta que logres el gesto
tradicional de la Patria.

Ay, hermanita perdida…
Hermanita, vuelve a casa.

Suma Paz y Mario Díaz – “La hermanita perdida”

 

Miguel Ángel Pérez – “Un agua fría”

Madre, voy por las islas;
¡No soy isleño!
Ay, madre, no  me llores
si es que no vuelvo.

Ya no he de verte, madre,
voy por las islas
donde es toda la tierra
un agua fría.

Madre, puerta por puerta
diles mi nombre
y cuando caigan todos
los aldabones
señálame la frente
de los traidores.

Siembra es tu llanto, madre,
allá en las Islas…
Riega con él mis huesos,
son la semilla.

Ay, no me dejes, madre,
solo en las Islas…
¡Ay, madre de los muertos!
¡Ay, Patria mía!