Con Permiso

Esos días

20-08-2017 / Con Permiso, Lecturas
Etiquetas: ,

Te pudo, puede y podrá pasar. Se trata de cómo hiciste, cómo hacés y cómo harás para seguir. Y sobre todo, cómo haremos, que no queda otra que seguir, como siempre, cada vez.


Esos días

Por Luciano Debanne.

Esos días en que uno desearía quedarse viendo como gira el lavarropas, o la taza dando vueltas en el microondas.

Días en que se tiraría a ver capítulos viejos de “Arguiñano en tu cocina”, soñando con emplatar comidas y ponerles hojitas de perejil.

Días en que uno se imagina inventando licuados con mezclas raras de frutas, o saliendo a caminar por el barrio, ir a la ferretería a comprar tornillos y tuercas y llevarse de yapa un lápiz amarillo de carpintero, esos que son medio cuadrados y calzan bien en la oreja.

Días en que uno se tiraría a ver “Construir TV” con su lápiz nuevo de carpinteo en la oreja y su taza de café calentado en el microondas mientras se seca la ropa colgada al sol, haciendo como que no pasa nada, como que no pasó el tiempo, como si fuéramos todavía adolescentes, o mejor aún como si todavía no se hubiese ido todo al carajo, como si todo fuera esperanza, y proyectos para crecer, y discusiones sobre para dónde avanzar, y charlas encendidas sobre cómo orientar toda esa potencia transformadora, y estuviésemos a punto de comprar el lavarropas y el microondas, y no como ahora que nos contentaríamos sólo con ver, mira lo que te digo, con ver cómo todavía siguen funcionando esas cosas que pudimos conseguir durante esos años.

Nos contentaríamos, pero medio que ni eso se puede, porque es horario de laburo y hay que seguir laburando para seguir en pie.

Días en que a uno le gustaría quedarse como si nada fuera feo y todo fuera hermoso.

Pero hoy no se va a poder así que acá estamos, listos para seguir, hasta que llegue el día en que se pueda, en que todos podamos, para siempre.