Ahora y Siempre

Imágenes y apuntes sobre la Memoria

26-03-2017 / Emoción Registrada, Lecturas, Política y Sociedad
Etiquetas:

A 41 años del golpe cívico-militar-eclesiástico, más de 100 mil personas marcharon por las calles de Córdoba, por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Compartimos palabras de artistas queridos e imágenes de otra jornada plena de vida.


Imágenes y apuntes sobre la Memoria

Fue una de las marchas más multitudinarias de nuestra historia reciente. Con el recuerdo conmovedor del año pasado, donde decenas de miles recorrimos las calles al cumplirse 40 años del golpe de estado, asistimos a otro aniversario en medio de reclamos masivos por la insensibilidad de quienes ayer negociaban con la dictadura y hoy gobiernan el país.

Esta vez, más de 100 mil personas marcharon por el recorrido habitual de los últimos años, desde Colón y Cañada hasta Yrigoyen, para presenciar el acto central, donde cantamos el Himno desde la versión de La Pata de la Tuerta, escuchamos una conmovedora poesía de Toto López a la inolvidable Emi D’ambra, fallecida el 7 de marzo, y luego el documento consensuado por todos los organismos integrantes de la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba.

Numerosos artistas compartieron escenario con sus músicas: el Dúo Coplanacu, La Cruza, Paola Bernal, Mery Murúa, Silvia Barrios, Armando Flores, La Pata de la Tuerta, Edgardo Contizanetti, Agustín Druetta, Marcos Luc, Enrico Barbizi, Agustín Lasa, Nacho Ramia, Emanuel Orona, Claudio Sarmiento y Carlos Salinas, entre otros.

Compartimos imágenes y apuntes que encontramos en las redes sociales sobre el antes, el durante y el después de la Marcha.

Andrés Asia

Para vos que estás pasándola duro, para vos que sabes que fueron 30.000, para vos que crees en la educación publica, para vos que estas repodrid@ de tanta humillación como persona y nación, para vos que vas a salir a reivindicar a la generación que se le paró al poder con cabeza, cuerpo y alma para construir una nación justa, libre y soberana.

Para vos que te necesitamos en las calles, para vos que querés la libertad de Milagro Sala y que cambien muchísimas cosas que nos merecemos, para vos que no te pareces a ningún idiota famoso y necesitamos que estrenes el cerebro, para vos que sabés que la cagaste en las urnas y te escondés detrás de tu inocuo orgullo, para vos que sabés lo que valemos, para vos que querés que se vayan estos psicópatas adictos al poder, para vos que no te vas a dejar arrodillar y para vos que vamos a recuperar el orgullo y a no dejarnos humillar: mañana salí a la marcha, a las 18 horas en toda Argentina, a gritarles ¡Ni olvido ni perdón! ¡Que vamos a peleárselas todas!

 

Martín Cabrera

Pueden las nubes
detener por un instante el camino,
más nunca detendrán la marcha.
Pueden las nubes
detener por un instante los gritos,
más nunca detendrán la lucha.
Pueden las nubles
detener por un instante los pasos,
más nunca detendrán la historia.
Pueden las nubes
nublar de a poco los recuerdos,
más nunca nublarán la memoria.
Pueden las nubes
mojarnos los ojos hasta nublarlos,
más nunca mojarán las sonrisas ausentes.
Y cuando se nublen mis ojos
de llanto, de dolor, de indignación y de pasado,
se habrán nublado mis penas con las tuyas,
hasta que tus abrazos blancos
llenos de nubes
me revivan el presente.
Más nunca, más que nunca, nunca.
Nunca más.

 

Fotos de Federico del Prado

 

Lucas Heredia

30.000 desaparecidos presentes en cada semilla de la memoria que nos germina esta luz en el pecho para alumbrar los días. Abrazando la lucha de las abuelas y las madres y buscando con ellas los hijos y los nietos que nos faltan. Escribimos en cada paso que marchamos la historia que se levanta por sobre las sombras que aún siguen sosteniendo los olvidadores, cómplices de ayer y de hoy. Los vaciadores de la vida que tiemblan cada vez que se mueven los engranajes de la memoria cuando la gente sale a la calle y la ejerce en su manera de construir la patria.
En ese lugar nos sabremos a salvo de los que buscan repetir la oscuridad y entenderemos en la urgencia del presente como siguen actuando esas fuerzas para desarticularlas.
Con esos candiles en alto encendemos el cielo de esta tierra, su presente y futuro.
Esta tarde marchamos por La Memoria, Verdad y Justicia.
Ahí nos encontraremos siempre.

 

Jorge Villegas

Marchando. Que las calles sean siempre del pueblo y no de los tanques, siempre de la gente y no de los patrulleros, de los tambores y no del silencio social, de la alegría compartida y no del miedo.

 

Fotos de Bruno Piatti

 

Guadalupe Gómez

Venían sentadas, mirando por las ventanillas de un ómnibus pequeño que avanzaba a paso de hombre. La tarde tibia, la fuente ya iluminada.

Voces, redoblantes, bombos, trombones. A lo lejos bocinas y motores. Pasaron adelante nuestro. Eran la cabeza de un río inmenso. Humano. Cuando estaban llegando a la esquina, sentí el impulso.

Como una cuerda de violín pulsada por la yema de un dedo. Así mi corazón. Así sus miradas. Corrí con mi hijo en brazos y lo puse a la altura de sus ojos. Me sonrieron. Extendieron sus manos hacia nosotros. Yo lo abracé fuerte. Lo acerqué a ellas. Se miraron.

El ómnibus siguió. Pegué mi boca a su oreja y le dije “Teo, éstas son las más grossas del mundo”. Los pañuelos blancos tras los cristales doblaron la esquina.

Córdoba, 24 de marzo de 2017.

 

Gonzalo Marull

100.000 personas en la marcha emocionante de ayer en CÓRDOBA.
Te cuento algo de lo que pasa en esas 3 horas:
Hay muchos abrazos, de esos que quieren ser interminables, se cortan sólo porque la marcha tiene que avanzar.
Hay muchos besos, de esos que no se olvidan porque el contexto los vuelve mágicos.
Hay momentos en donde los aplausos hacen que la sangre corra más rápido y el corazón quiera salirse de tu cuerpo.
Hay emoción. Cada vez que gritás: PRESENTE (AHORA Y SIEMPRE), una lágrima te recorre el cuerpo buscando materializarse en los que ya no están.
Hay muchos diálogos, la gente conversa, discute, se preocupa por el otro, por el país. Es claramente un lugar asambleístico, es un lugar claramente político.
Hay muchos niños. Lo disfrutan. Te preguntan. Son el futuro, son la belleza proyectada al futuro.
Hay una transformación en la mirada, vas por la calle y observas de otra manera todo aquello que desde la cotidianeidad pasás por alto. Sensibilizar la mirada es fundamental.
Marchas con amigos, con tu familia (en mi caso estábamos 5 de los 6 hermanos, y 6 de los 10 sobrinos), marchas con el vecino, con el compañero de trabajo, con tu pareja, con el/la que te gusta.
Bailás. Te susurran palabras al oído. Bailás. Cantás. Bailás. Te susurran palabras al oído.
Y hay libertad. Porque nadie te obliga a ir, vas porque tu conciencia y tu corazón así lo desean.
100.000 personas en la marcha emocionante de ayer en Córdoba.
Gracias. Fue inolvidable.

 

Rodrigo Carazo

Por cada una de las personas que defienden y expresan sus ideales, creando pensamiento y movimiento, corriéndose de la sumisión al poder traidor. Por cada una de esas personas desde los tiempos mas remotos hasta hoy. Somos memoria y acción. No olvidemos el hoy, que en el poder hay varios auspiciantes de la dictadura. Amor para las madres y las familias de los jóvenes estudiantes y luchadores. Amor.

 

Fotos de Juan Pablo Ravasi

 

José López

De chiquito me llevaban a ver como marchaban los soldados para el 25 de mayo.
Estoy felíz de llevarlo al Jacinto a ver como marchan los civiles, como marchan los tambores del candombe, como marchan las abuelas, las madres, los hijos, como marchan los amigos con banderas, con consignas. Esta vez marchamos en Alta Gracia, fuimos mas de 1000 personas.

 

Juan Iñaki

Subte línea D (y yo me alejo mas del cielo) a plaza de mayo. La ciudad descansa como cualquier sábado. No hay indicios de que algo esté ocurriendo, sin embargo no paran de llegar imágenes de amigos por watsapp de la monstruosa marcha. Me pienso como caminando por la espalda de la ciudad. La misma espalda que se le dio al tiempo que hoy no exige recordar, guardando silencio, valiéndose del “algo habrán hecho”, poniendo en cuestión los números de desaparecidos. Me tocó marchar en Buenos Aires.

Me encantaría marchar con mi familia y mis amigos como la última vez, llorar lágrimas de emoción unificadas, abrazarnos y reconocernos en la esperanza de una nueva conciencia que supere genocidios, barbaridades y violencias de todo tipo.

Pero hoy toca solo. Hoy es día de ejercitar la memoria doblemente. Recordar el padecimiento de una generación silenciada. Recordar lo que si queremos para presente y futuro, discutirlo hasta el hartazgo, sacarlo a la calle. Recordar los otros genocidios, los anteriores, los que nos arrebataron una herencia directa de sangre y sabiduría de nuestros pueblos originarios. Tanto, tantísima sangre derramada para hurgar, recordar, cuestionar. Quiero recordar con claridad la muerte para reinscribirme en la vida. Recordar detalles casi morbosos para no pasar jamás inerte ante el dolor y poder detenerme en detalles de la vida, momentos ínfimos como un rayo de luz sobre una hoja amarilla en el otoño incipiente. No quiero amarillismos. Quiero mirar a la muerte de pié, no negarla, porque de otro modo no hay renacimiento posible. Y recordar todos los abrazos que me encantaría estar estrechando en este momento.

Estación 9 de julio. Bajo del subte. La ciudad se da vuelta, me mira de frente con una mirada de plaza repleta. Le veo en los ojos la emoción desbordante y me emociono también. Me encuentro con amigos de aquí. Los abrazos llegan.

 

Fotos de Mechi Marinzalta

 

Fede Gaumet

Para quienes quieran revivir la impresionante marcha de Memoria, Verdad y Justicia de Córdoba desde adentro, o para quienes no pudieron ir. Acá un video 360° y VR. Recorrelo y mirá el ángulo que quieras.

 

Armando Flores