¡A sumarse!

Financiamiento Colectivo para “El último cuadro de Luz Belmondo”

4-12-2016 / Agenda, Financiamiento Colectivo
Etiquetas: , , ,

El tercer taller de creación cinematográfica dirigido y coordinado por Inés Moyano, Alejandro Cozza y Rosendo Ruiz ha lanzado una campaña para la realización de una nueva película. La compartimos.


Financiamiento Colectivo para “El último cuadro de Luz Belmondo”

Escriben, dirigen, producen. Enseñan, aprenden, comparten. Abren el cine desde Córdoba.

Para quienes se han permitido sentarse alguna vez a ver una película hecha en la misma ciudad que caminan todos los días (porque muchos, muchísimos, no se lo han permitido; no podrían conectar, todavía, “Cine” con “Córdoba” sin pensar en súper producciones norteamericanas y salas comerciales donde el combo de gaseosa y pochoclo es más caro que la entrada, aún cuando aparezcan noticias de producciones locales premiadas en festivales internacionales) el nombre Rosendo Ruiz devolverá “De Caravana” como sonrisa inmediata.

Para quienes se han permitido ir un poco más allá en el recorrido, sabrán de Inés Moyano y de Alejandro Cozza, nombres vinculados al cine desde hace varios años.

Para quienes se han propuesto seguir las realizaciones de estos hacedores, entre tantos que felizmente han surgido, habrá más sonrisas. “Tres D” “Todo el tiempo del mundo”, por ejemplo.

Desde búsquedas colectivas diferentes, Rosendo, Inés y Alejandro abrieron sus experiencias en talleres destinados a eso que de afuera parece inabarcable: ¿Cómo es hacer una película?

Para quienes se han quedado a ver pasar los créditos en el final de cualquier película industrial, esos centenares o miles de nombres de lectura imposible que suben por la pantalla darán una idea de cine como enormidad. Un modo contundente de decirle a cada espectador que sólo será posible ser ni más ni menos que eso, desde siempre y para siempre: un espectador. Si el pochoclo aburre, hay nachos.

Mientras tanto, tenemos películas que hablan de Córdoba, como “El Deportivo”, con historias contadas por personas apasionadas, con trayectos diferentes a los establecidos por las currículas académicas y los procederes de lo que suele denominarse -para resolver más bien rápido algunas cuestiones- profesionalismo.

Para quienes conozcan poco y nada de la actividad de tantos hacedores convocados bajo los nombres de Ruiz, Cozza y Moyano, dos invitaciones: Por un lado: buscar las películas citadas, verlas y esperar que salga “Camping” para lo mismo: llegarse adonde se proyecte.

Por otro lado: sumarse a la Campaña de Financiamiento Colectivo de la nueva película que justamente comenzó a rodarse por estos días: “El último cuadro de Luz Belmondo”

Para quienes no hayan escuchado hablar de Financiamiento Colectivo, podrían darse dos definiciones, una concreta, de superficie; otra simbólica, de actitud. La concreta: poner plata entre todos para pagar lo que haya que pagar de manera que algo, en este caso una película, sea posible. Para que quienes cobran por determinados trabajos, porque viven de eso, efectivamente perciban el dinero acordado.

Importa más la definición simbólica: apoyar un proyecto antes de su concreción, por la confianza a los hacedores involucrados; decidir mover una parte del dinero propio hacia la producción de obras de artistas que entendemos valiosos, para su concreción; salir de la habitual posición de espectadores para decir, pagando de antemano, “quiero que esto sea posible”; no quedarse esperando que algunas cosas sucedan sino ir a buscarlas; expander las posibilidades de la producción cultural de un lugar, acercándose a sus referentes, en un contexto de desigualdad programada de oportunidades y a la vez tramado por una realidad independiente de nombres propios y recursos.

Para quienes piensen que un proyecto sale a buscar fondos entre sus futuros consumidores por limitaciones artísticas amontonadas en la línea de largada, la misma realidad nos asiste: no hubo ni habrá correlación entre calidad artística y dinero. Ejemplos de grandes obras realizadas con poca plata: miles. Ejemplos de porquerías carísimas: miles. Ejemplos de glorias multimillonarias: miles. Ejemplos de menudencias perpetradas con desperdicios: miles.

En el cruce de tantas variables posibles, el nuevo proyecto sin fines de lucro del taller dirigido por Ruiz, Moyano y Cozza arrima una invitación para no dejar pasar.

La película contará la historia de Martín, “un profesor atravesando una crisis existencial, que se involucra en la elaboración del guión de una película para cumplir sus deseos postergados. Allí descubrirá aspectos irresueltos de su vida con los cuales se deberá enfrentar, entre ellos, el pasado desconocido de su madre. La clave: en un cuadro que lo acompaña desde niño.”

El presupuesto de base está calculado en $69,600. Cada uno de nosotros puede ingresar en Panal de Ideas, recorrer las diferentes posibilidades de participación, elegir una y sumar. Hay tiempo hasta el 26 de diciembre.

Ojalá seamos todos los necesarios para lograr la suma que permita sentarnos a ver, dentro de poco, “El último cuadro de Luz Belmondo”. Compartimos la invitación y el enlace a la campaña.

Invitación

 

Enlace al Proyecto ¡A sumarse!