Entrevista

Romina López presenta “Latinoamericanas”

22-11-2017 / Agenda, Entrevistas
Etiquetas: ,

Este sábado 25 de noviembre a las 22 horas en Cocina de Culturas, la cantante estrenará las obras de su tercer disco solista. Compartimos sus palabras sobre la nueva música y la invitación al concierto.


Romina López presenta “Latinoamericanas”

Por | parietti@redaccion351.com

Diez años desde la publicación de su primer registro solista. Cientos de sonrisas y horas de desvelo acunando vida nueva. 

Decenas de escenarios compartiendo canciones y risas con un guitarrero indisciplinado. Horas como aviones escuchando músicas para vivir, para salvar, para alumbrar un nuevo gesto. 

Once canciones. Un gentilicio en femenino y plural, irreemplazable: “Latinoamericanas”.

Once autoras. Al menos cuatro generaciones. Nueve países: México, Cuba, Colombia, Perú, Brasil, Paraguay, Chile, Uruguay, Argentina.

Tres músicos estables: Mario Tozzini en piano y arreglos, Rodrigo Díaz en batería y percusión, Fernando Méndez en bajo. Tres invitados: Diego Marioni en percusión, Bachi Freiría en guitarra, Emi Pasquini en contrabajo. Una invitada: Marta Gómez. Un estudio: Desdémona. Dos hermanos para la grabación, mezcla y masterización: Martín y Sebastián Bergallo.

Ciento cuarenta seguidores de su música, participando del Financiamiento Colectivo para impulsar su edición física. Una artista para embellecer la gráfica: Male Echeverría.

Cuatro adelantos publicados. Un lugar, una fecha y una hora de presentación: Cocina de Culturas, sábado 25 de noviembre, diez de la noche. 

Romina López. Una cantora nuestra y su nueva música con valija para andar. Una charla sobre la escucha. 

Ida y vuelta

-Entre “Cuentas” y “Otros colores” pasaron cuatro años. La llegada de “Latinoamericanas” tomó seis. Si la calculadora no falla, una década. Tu tiempo. Hablemos de tu tiempo.

-Una década, ¡usted lo ha dicho! Para mí era importante sacar el disco este año por eso mismo. En junio pasado se cumplieron 10 años de la presentación de “Cuentas” y el comienzo de este viaje artístico en este formato solista. También en esta década fui mamá, me radiqué en las Sierras Chicas y sigo trabajando, junto a mi compañero (pero con él desde hace más de quince años) para ser cada día un poco más felices.

“Latinoamericanas” se nos presenta como una celebración de grandes autoras del continente, muchas de las cuales son de tu generación. Habrá algunas tramas que pudiste reunir.

-La mayoría de las compositoras que elegí tiene un fuerte compromiso social y cultural, lo que se manifiesta en sus letras y en la forma de abordar la música, eso ya genera un hilo conductor importantísimo desde mi punto de vista. Y por supuesto que más allá de los contenidos en sí, ¡Me encanta cómo suenan!

-El disco inicia con “Quedará”. ¡Para qué se hace un disco sino para que quede! Una prueba es toda esa instrumentación a partir de una selección de músicos. ¿Cómo se fue dando la formación que aparece?

-Primero convoqué a Mario Tozzini para los arreglos. Luego terminó a cargo de la dirección musical del disco y de grabar el piano. Él me propuso a Rodrigo Díaz para la batería y percusión y a Fer Méndez para el bajo. El trabajo con ellos tres fue hermoso, ¡la pasamos muy muy bien!

-Una canción de Marta Gómez abre tu disco anterior, para jugar sin tiempo. Aquí te acompaña con otra melodía y letra que son puro amor. Hablemos de “Almita mía”.

-Me encanta lo que hace Marta Gómez. Me gusta todo su concepto, por eso no dudé que tenía que estar incluida en este “Latinoamericanas”. Buscando qué canción hacer de ella me encontré con una grabación súper casera de “Almita Mía” hecha en San Juan, en un lugar que se llama Primera Estrella y la canta sólo con su guitarra… Me enamoré al instante. Marta es amiga de Ana Robles, otra de las compositoras, de La Rioja ella, que aparece en este disco, y a su vez, años atrás compartió fecha con el grupo Enroque, toda gente muy allegada mía así que le escribí un mail presentándome, contándole el proyecto y le mandé un audio del arreglo que hizo Mario. Al poquito tiempo me contestó agradeciéndome por la invitación y aceptando participar. Como ella vive en Barcelona, grabó las voces allá y me las mandó… ¡Una belleza de persona!

Romina López – “Almita Mía”

-El Rhodes de “Esquadros”. La letra de Adriana Calcanhotto que desarma cuando habla de esa mirada enmarcada sobre todo lo que pasa. Gran elección.

“Esquadros”… Te podría decir que es la canción que más me gusta cómo quedó… Me parece muy significativa, dice mucho, y es diferente de lo que estilísticamente suelo hacer.

Romina López – “Esquadros”

 

-¡El piano de “Dos gardenias”! El tempo, la viola eléctrica de Bachi Freiría después. No se extraña todo lo que suena en la cabeza como rebote de memoria al escuchar esas dos palabras.  

Mario hizo el arreglo y entre medio de eso se lo cruza a Bachi en un estudio de grabación y le “avisó” que tenía que grabar un solo. El Bachi es como un hermano para mí y ya estaba previsto que grabe como invitado pero no sé si teníamos definido en qué canción. En ese momento se le alinearon los astros a Mario y lo invito para “Dos gardenias”. Un día los chicos grabaron la base de piano, percu y bajo, y otro día fuimos con Bachi y grabó ese solo maravilloso de un tirón, como suele hacer él…

Romina López – “Dos Gardenias”

 

“Lluvia”. Ana Robles. “Un polvillo lleno de gotitas y un aire que pica, un frescor que alivia…” Y después: “…La brisa que despierta memorias raras, más estados que imágenes claras, más sentimientos que palabras…” Todo canalizado por la música. Es casi un pedido de salvación, de sensaciones encontradas, condensado en ese piano del comienzo. ¿Qué te pasó con esta canción?

-Hace poco que Ana presentó su último disco y me enamoré profundamente de “Lluvia”. ¡Creo que a varixs nos pasó lo mismo! Es una felicidad absoluta poder contar con los arreglos de Mario para que las versiones se diferencien de las originales. De algún modo es una nueva canción, que es la misma pero a la vez es otra. Siento que supo entender qué quería escuchar yo.

-El sonido de la voz impacta desde el comienzo y “Hacia dónde” es otra sorpresa. Es como un primerísimo primer plano en términos visuales, que resalta acá por la intimidad de la versión.

-Esta canción de Marta Valdés a dúo, donde piano y voz hablan juntos sobre lo mismo. Mario tiene la capacidad de interpretar para qué lado quiero ir expresivamente y nos vamos dando paso el uno al otro muy orgánicamente. El sonido en este disco, como en los dos anteriores, siempre está a cargo de mis queridos hermanos Bergallo del estudio Desdémona, que son de lo mejor que hay Córdoba, y amigos del alma además. Ya conocen a qué altura debe ir mi micro, cuál es “mí” micro y qué sonido pretendo en la voz. Ya no tengo que explicarles nada…

-El original de “Tu vestido” es una guitarra alegre. Acá los acentos se mudan al piano y después a pasajes con palmas, una felicidad. El recorrido ya pasó por Chile, Colombia, Brasil, Cuba, pasa por Uruguay con Ana Prada y sigue por Paraguay con “Recuerdos de Ypacaraí”, con un cambio de ritmo, un remanso para un clásico, con un solo de bajo, una percusión que se queda en los platos, el piano apenas, el coro que se lleva la canción. ¿Qué caras pusieron cuando escucharon la mezcla final de esto? 

-Mi cara de felicidad se mantuvo desde el primer día hasta el último. Me daba cuenta de que este disco me iba a dar mucha satisfacción y cada vez que íbamos a grabar y acomodábamos un poco las tomas con la edición veía que así crudito y todo ya sonaba muy bien. Creo que todos quedamos muy contentos con lo que suena. Siempre hay cosas para mejorar pero es más importante aún poder darle un cierre. En el caso de “Recuerdos de Ypacaraí”, la idea fue traer una canción que está muy inserta en nuestro cancionero latinoamericano pero pocos saben que la letra pertenece a una mujer, Zulema Mirkin, y que es argentina. ¡Lo gracioso de la anécdota es que nunca conoció el lago de Ypacaraí!

-De Zulema a Chabuca. Con una canción no tan conocida de su repertorio y un detalle de fondo que hace juego con el “Vértigo” de la letra.

-Un tema que no forma parte de los clásicos. Chabuca Granda está tan cantada que busqué algo de ella que estuviera un poco más oculto. ¡Debo reconocer que esta versión se toma sus licencias! Y esos sonidos que aparecen los dispara Mario con el teclado y le dan ese efecto hermoso. 

“Viajero de estrellas” es el momento más cercano del recorrido. Música propia, aparece el guitarrero indisciplinado ya mencionado, que te viene acompañando por los escenarios, y acá en una canción con letra de un bombisto de Catamarca conocido tuyo.

-Hacía tiempo que venía con una idea en la cabeza hasta que un día se la muestro a Diego y le pido que le ponga letra teniendo en cuenta que la pensé para Valen (nuestro hijito). Por supuesto que la armonización bella que se escucha es de Diego al igual que el arreglo. Para este tema grabó el guitarrero indisciplinado del Bachi, el bombisto “catucho” de Diego en batería y Emi Pasquini en contrabajo. Originalmente la pensé como un valsecito peruano pero quedó esta versión más jazzera para el disco.

-El viaje termina en México con “La Niña”, una historia escrita por Lila Downs que también nos abarca. El piano, el pianista, el arreglo de piano, la música que se abre, el canto en alto. El ritmo invita a bailar y la letra a tener conciencia de lo que sigue pasando.

-Esta cumbia, que es indiscutiblemente una cumbia pero un poco más cadenciosa de lo normal, tiene su justificación en lo que dice la letra. Es para bailar pero no para festejar. Habla de una problemática más actual que nunca. La letra es triste pero propone algo esperanzador: “Maquiladora sólo un recuerdo será algún día y la cosecha tu propio fruto será algún día y a la desaparecida le harán justicia…” Me gusta quedarme con esta frase del primer estribillo y que propone algo parecido en el segundo estribillo, donde entre la pena también hay una búsqueda, una esperanza.

Romina López – “La Niña”

-¡Gracias Romina! ¡Y todo esto sonará este sábado!

-Este sábado en Cocina de Culturas a las 22 horas es la cita. Estaremos entregando las recompensas de lo que fue el financiamiento colectivo y habrá una exposición de las obras que Male Echeverría hizo especialmente para “Latinoamericanas” y las mismas estarán a la venta también. Tendré el honor de cantar esa noche junto a Mario Tozzini en piano, Bruno Cravero en teclados, Rodri Díaz en batería y percusión, Seba Bergallo en bajo, Diego Marioni en percusión y accesorios, Sabri Soria en coros y como invitado Bachi Freiría en guitarra eléctrica. ¡Los espero!

Agendá:

Romina López presenta “Latinoamericanas”

Sábado 25 de noviembre – 22 horas. 

Cocina de Culturas – Julio A. Roca 491.

Entrada anticipada: $120. En puerta: $120.