Entrevista

Marcos Luc presenta “Lúdico”

1-11-2016 / Agenda, Entrevistas
Etiquetas: , ,

Este sábado 5 de noviembre a las 22 horas en El Vecindario, el cantautor cordobés estrena su esperado segundo trabajo. Recorremos las canciones en una charla como invitación.


Marcos Luc presenta “Lúdico”

Por | parietti@redaccion351.com

El otro día aparece el Marcos Luc ahí en el bolichón de los locos de la Achával Rodríguez y “che, mirá”. Pumba: ¡el disco nuevo! ¡Sacala a bailar! Una latita redonda perfecta para guardar el disco y cualquier otra cosa que sirva a los efectos de dar vueltas en honor del cantautor.

¡Por fin loco! Cinco años pasaron. Se merece otro vino esto…

Más o menos tarde, va siendo hora de volver a las casas, romper el celofán en el baño (porque lo primero que se hace al volver a las casas después de un vino o dos es ir al baño. Consejo del tío nefrólogo de un amigo a todos los lectores varones: orinar de sentado, por las piedras o algo así…), egresar del aposento y tomarse un vaso de algo que haga crecer rápido las uñas para abrir la latita y juntaygransiete cómo se abre esto… Estos músicos de Córdoba que se hacen los lind… ¡Ahí se abrió!

A ver che… “Lúdico”. ¡Apa! “Orden aleatorio: se recomienda barajar antes de escuchar este disco”. No se quiere. Rayuela se lee mejor de corrido que a los saltos. Mejor por el principio. ¿Quién diseñó el cosito para hacer salir la bandeja de los discos de las notebooks? Hay que empujarlo cincuenta veces para que salga… ¡Qué porongahí tá!

¿Por qué se enreda tanto el cable de los auriculares? ¿Qué necesidad de ponerse tan odioso? Uh lo tarde que se hizo. Mejor mañana. Un poco de agua y qué raro la botella vacía en la heladera… Bueno un pucho… ¿El encendedor? ¿Por qué se tiene que caer justo entre la cocina y la mesada? Basta… A dormir. ¿Qué es esto…? ¿Por qué se caen las cosas del botiquín? ¿Por qué no vienen más los cepillos de dientes con los cosos duros… Todo blando, semiblando… No rascan bien…

Al día siguiente. Mucha agua, disco escuchado y mensaje a Marcos. “Loco. ¡Dejate de joder con las películas animadas o no sé qué estás haciendo y dedicate a sacar discos! ¿Te puedo mandar unas preguntas?

Al día siguiente, ida y vuelta. A nada de la presentación de “Lúdico”.

-¿Por qué los naipes de póker y no los de truco y chin chon por ejemplo? ¡O los de los súper amigos!

-Los palos de las barajas son los mismos en todos los casos, tanto en la baraja inglesa como en la española. Cambian algunas cosas, tienen más o menos cantidad pero siempre representan los estatus sociales de las monarquías europeas: reyes, reinas, príncipes, etc. Y los palos son los mismos, en realidad. El corazón y la copa simbolizan el amor, la unión, el grial. La pica, que representa la punta de lanza, es traducida en España como la espada. El trébol y el basto representan la naturaleza y el diamante se relaciona con el oro, obviamente. La elección de la baraja inglesa tiene más que ver con una cuestión icónica, tiene sólo dos colores y las formas son muy simples. En cambio la de los súper amigos es más complicada.

-Hay una clasificación de canciones por palos. Para las de amor y desamor, el corazón; para las de valores, el diamante; para las reglas de juego, el trébol y para civilización y barbarie, el pique, o como decía un tío, el pickle. Todo parece explicarse por el juego. El título abarca la música y la vida…

-Lo que pasa que los temas que aparecen en una canción suelen repetirse: el amor, una mirada del mundo, los conflictos de intereses… Y se me ocurrió llevar todo a la idea de las barajas, que de alguna forma nos resume en lo que en definitiva no es más que un juego, donde se mezclan todas las preocupaciones humanas, que suelen ser las mismas de siempre.

-Hay un verso de “Comodín” que la clava al ángulo. “Cada cual es parte de su palo, nadie es bueno o malo, la única verdad es la pertenencia.” Al mismo tiempo, está lleno de comodines. ¿Cuáles son los mejores naipes?

-Los mejores naipes, en el juego de la postmodernidad consumista, son los que tienen más valor. El macho, la hembra, el poker de ases, el rey, la reina, Superman. Las reglas del juego mandan, por eso el comodín es la carta más maravillosa de todas, porque es irrespetuosa, anárquica, contestataria. El bufón era el único de la corte que podía reírse del rey. Estaba fuera de las leyes y los protocolos. El comodín, parece ser que es un naipe tardío, que no figuraba en las cartillas orientales que derivaron en las barajas francesa, inglesa y española, y otros dicen que es hijo del bufón o el tonto del tarot. Los mejores naipes son los que tienen más valor, pero esos son pocos en la baraja y no nos tocan a nosotros. Pero todos tenemos un comodín bajo la manga, que es nuestra forma de rebelarnos contra el sistema, contra las reglas del juego.

Marcos Luc – “Comodín”

 

“Viral” parece ir para el mismo lado de una idea que el disco deja entrever. Primero en la tapa, donde hay dos Marcos. Después en “Comodín”. Acá se habla de alguien que se parece a un alter ego. ¿Lúdico también puede querer decir algo de andar por la vida desdoblándose?

-Exactamente. El juego es adaptarse, es ir dando pasos y decidiendo adónde. En el juego no vale enojarse, sólo vale usar la imaginación y el azar, que tienen dos destinos: cara o cruz.

Marcos Luc – “Viral” (Ensayo)

 

-¿Qué tan lejos estás de vivir sin trabajar como el personaje de “Timbero”? Posta ¿Qué hacés si te ganás el Quini?

Para ganármelo, primero tendría que jugar. Jamás jugué por dinero, salvo una vez que fui al casino de Mar del Plata en medio del festival de cine y perdí. No quiero vivir sin trabajar con el arte, no me interesa. Si solucionara mis problemas económicos seguiría haciendo lo mismo. En “Timbero” me metí en los zapatos de quien no soy, pero con la curiosidad del cantautor. Me preguntaba cómo sería la cosmovisión de un ludópata, y me dejé llevar.

Marcos Luc – “Timbero”

 

“Una senda” dice por ahí: “Sobre el escenario no tengo amarras, y me siento otro ser” Y después aparece una búsqueda de “una senda que me traiga hasta aquí”. ¡Ya llegaste! De afuera, el camino de cantautor se ve recontraelegido. Alguna vez hablamos de películas animadas. ¿Esta canción es nueva o está planteando un futuro que por ahí ya llegó?

-“Una senda” es una canción delirante porque cuando la compuse estaba literalmente delirando por la fiebre. Tenía los acordes que me venían persiguiendo desde hacía un tiempo y algunas ideas melódicas. La letra la escribí junto a los virus que me poseían, que me obligaron a hablar de mí y de la influenza que me estaba gobernando de facto. En la música me ayudó Lucas Ninci, que vivía conmigo y me pasaba el paracetamol. Él resolvió el puente entre la estrofa y el estribillo. La senda es, por supuesto, la búsqueda de un sentido en la vida, y es en esos momentos de vulnerabilidad en los que uno siente que la brújula le falla. Después te curás y seguís perdido, pero no importa.

Marcos Luc – “Una Senda”

 

“Canción del patio” es demasiado hermosa para ensuciarla con preguntas gilunas… Sólo decir que, otra vez, parece que quien recibe la dedicatoria la canción se parece un poco al que la canta.

-Exactamente. “Canción de patio” es una canción al niño que todos tenemos dentro. Bueno, capaz no, pero sí al niño que yo tengo dentro, que en mi caso está casi a flor de piel. Tengo muchos sobrinos y ahijados, algunos de sangre y otros de la vida, y tengo una relación muy especial con todos ellos. Pero cuando hablo o juego con los niños, me produce cierto vértigo la contradicción áspera de su inocencia con el mundo que habitamos, y no puedo evitar ahogarme en las dudas existenciales. Supongo que esta canción existe por ellos.

Marcos Luc – “Canción del Patio”

 

-Pasan los años y somos varios los que andamos con los brazos hipotecados, sumando peones al ajedrez de “Factoría”. La pusiste en el rubro “Civilización y Barbarie”. Casi que también podría ir en “Las reglas del juego”, como invitación a patear el tablero de una buena vez.

-Tal cual. La categorización es caprichosa. Todas las canciones pueden pertenecer a varios palos. “Factoría” es una metáfora del capitalismo. Todos somos peones del sistema y se mantiene por nosotros. Yo creo que, como especie, nos toca avanzar y comprender. Viene siendo hora de que evolucionemos éticamente.

Marcos Luc – “Factoría”

 

“El Beto y el Fierro” es la canción más conocida del disco, porque la venís cantando desde hace mucho pero demás por ser la historia más tremenda, más cotidiana y mejor contada. ¿Qué te pasó con esa canción? Qué repercusiones te llegaron?

-“El Beto…” es la historia de un tipo que ha sido apartado del gran juego, que no tiene chance siquiera de jugar de peón, es una pieza comida antes de arrancar el partido. Como está afuera, lo de adentro le importa nada y se juega la vida. Es una canción que venía persiguiendo desde hace mucho tiempo. Primero, quería escribir una canción relato. Si bien ya había hecho algunas en “Urbana”, quería que el relato fuera más ajustado y más literario. Segundo, quería escribir algo sobre el caso del Rubio del Pasaje: Facundo Alegre. Ambas ideas se fusionaron en el Beto. Las repercusiones fueron muchas, cero que la canción dolió más de lo que esperaba. Es un tema muy sensible, porque pocas personas están dispuestas a abordar el verdadero debate de la inseguridad y la desigualdad social. Incluso hay gente que no ve la relación entre ambos conceptos. Algunos me han apoyado, otros me han insultado y está la masa tibia que mira con ojos extranjeros, como cuando se ve una película.

Marcos Luc – “El Beto y el Fierro”

 

-“El altar de un hombre sin fe es una Tasa de café” Si la métrica hubiera dejado, se podría agregar un pucho. ¿Cuánto ayudan los vicios para escribir canciones?

-Los vicios ayudan a vivir. Yo no tengo muchos pero son fieles, no me los puedo sacar de encima.

Marcos Luc – “Taza de Café”

 

-En “Carmen” hay “sábanas brumosas” y “un alma prisionera en su caparazón”. Tiene que haber una historia más o menos insólita, por lo menos, detrás de esta letra, o algo que dignifique los rebotes del oficio de cantautor.

-Carmen es una actriz, en el sentido real y metafórico. Es una historia de amor poco esperanzadora, donde el cantautor quiere conquistar su corazón pero ella vive la aventura como en una obra de teatro. Cuando termina la performance se va a su casa y se olvida el guión. Yo me enamoré de Carmen, pero cuando compuse la canción, el dolor desapareció sin dejar rastros. Los milagros de la obra de arte. Fue un torbellino breve.

Marcos Luc – “Carmen”

 

-No queda bien que el preguntador diga que tal o cual tema es uno de sus preferidos. Por eso mejor contá vos sobre “La gran interrogación”. “Un simio erecto inventó el amor y la propiedad privada, forjó la ley forjando la espada.” Resumiste la historia en dos versos.

-Es la canción filosófica del disco. Creo que es mi preferida, también. Parte de la exasperante necesidad de calmar un poco la sed existencial. Cuando uno compone, escribe o crea de cualquier otro modo (no sólo artístico), toma elementos de otros creadores. Es inevitable, y sólo una mentalidad egoísta como la del capitalismo puede exigir propiedad privada en ese terreno. La cultura se construye así. La Teoría de la relatividad de Einstein no exisitiría sin Newton, que no existiría sin Galileo, que no existiría sin Copérnico, que no existiría sin Platón, etc. Pensando en esas cosas me pregunté: ¿cuál habrá sido la primera idea de todas? Y me respondí, mintiéndome a mí mismo, que la primera idea tiene que haber sido una pregunta, que podría traducirse, quizás en “¿Quién soy?” o “¿Quiénes somos?”, pero también “¿Qué es este mundo, estas estrellas, esta luna, este sol?”. Tiene que haber sido el origen de la religión, el arte, la filosofía, la política, la ciencia, etc. Es la gran interrogación que aún no hemos resuelto y que no tiene sentido resolver, porque es más válida la pregunta que la respuesta.

Marcos Luc – “La Gran Interrogación”

 

La última del “Lúdico” desparrama agradecimientos por todos lados. Un nuevo poema de los dones, más de acá y de ahora. Hay uno que es “Gracias por no ver la realidad”. Y después un “Gracias por quedarse casi todo el recital”. Y “Suerte que no encontré lo que busqué y lo intenté”… Emociona. Es muy tremendo que el disco termine así.. En un momento donde comienza de nuevo a ser más fácil quejarse que agradecer, esta canción pinta para bandera.

-Es la canción que más disfruto de tocar en los shows, porque es devolver todo lo que uno recibe. Y no sólo lo bueno, los aplausos, las risas y las invitaciones a tomar una cerveza, sino también lo malo, las frustraciones, los golpes, las puertas que se cierran. La compusimos con Lucas Ninci, y cuando suena es como una alquimia, convierte todo lo que anda cerca en oro.

Marcos Luc – “Gracias”

 

Pasaron cinco años de “Urbana”. Pasaron cinco años de esta ciudad, pasaron cinco años de música, de cosas que aparecieron y desaparecieron. ¿Se aprendió algo?

“Lúdico” me sacó de un letargo y una monotonía no deseada ni prevista. Pasa con todo en la vida, supongo, con el trabajo, con el amor, las amistades. Esos cinco años fueron vertiginosos y tempestuosos. Aprendí muchas cosas, como por ejemplo a agradecer. Jugar me ayudó a reinventarme.

-Hablemos de la presentación. Hay gente que viene compartiendo la vida. ¿Cómo estás viviendo estos días, además de contestar preguntas molestas?

-En la presentación cuento con un grupo hermoso de amigos que van a ir a jugar conmigo. Estarán Enrico Barbizi en las teclas, José Gómez en la batería, Julián Beaulieu en la guitarra eléctrica, Gerardo Schiavón en el bajo, Melisa Luc, mi hermana, en los coros y tendremos de maestro de ceremonia a Damián Luc, mi hermano. La introducción del show estará a cargo de Martín García, un cantautor tucumano que es un gran amigo.

-Última: Hay canciones buenas para salir a pasear el disco. ¿Hay planes?

-¡Sí, claro! Ahora hay que salir con los botines de punta a jugar con “Lúdico” por los escenarios del país. Una vez terminada la vorágine de la presentación.

Agendá:

Marcos Luc presenta “Lúdico”.

Sábado 5 de noviembre – 22 horas. 

El Vecindario – Marcelo T. de Alvear 835.

Entrada: $80 en Punta y Hacha (Belgrano 612) – Entrada + Disco: $150