Entrevista

Fer Romero en “Música de la Casa”

23-06-2017 / Agenda, Entrevistas
Etiquetas: ,

El cantautor se presenta este viernes 23 de junio a las 22 horas en Los Siete Locos junto a su nueva formación, adelantando temas de su próximo disco. Compartimos una charla como invitación.


Fer Romero en “Música de la Casa”

Por | parietti@redaccion351.com

Suenan canciones a contramano de quienes sólo pasan por Achával Rodríguez al trescientos y pico. A contrapelo de quienes miran de reojo la pizarra y siguen de largo en busca de vaya a saber qué nueva cerveza de moda.

A contraflor al resto de quienes no logran permitirse formas de la música y la poesía que hablan por nosotros, a pesar de nosotros, suenan canciones nuevas ahí mismo, donde algunos ven luz y entran. 

En el corazón de un barrio invadido por espíritus remotos a cualquier forma de sensibilidad que se pregunte de vez en cuándo por las creaciones de nuestros artistas, persisten unos pocos espacios, como bastiones de sentido. 

Uno de esos rincones juega con el nombre de una novela y sus pliegues en medio de la “cordura” circundante. Pareciera que hay que estar un poco loco para sostener un bar con un escenario al fondo destinado a músicos locales, con lo fácil que sería colgar tres lámparas de diseño, poner música de diseño y servir tragos con nombres de diseño en vasos de diseño, que a nadie se le ocurrirá confundir con frascos. 

En Los Siete Locos todavía se puede pedir un vino y se lo puede tomar en copas. Claro que como en casi todos los bares, sí, pero a contramano de casi todos, aún se puede, mientras el vino viene y viene la vida, escuchar a nuestros artistas en silencio. Sentir que las mesas de al lado también están escuchando qué dice cada verso cantado, qué acordes acompañan, qué palabras eligen quienes están ahí, subidos al escenario para nosotros y por eso nosotros escuchamos atentos, porque vinimos a eso, porque para hablar de nuestras cosas mientras alguien toca o le canta a nadie sobran espacios que, casualmente, vienen ganando por goleada porque escuchar a un artista no-tan-conocido aburre. Hay que hablar. 

En Los Siete Locos, como en pocos espacios similares y queridos, aún es posible conectar con nuestros artistas en espectáculos que arrancan a las diez y monedas de la noche y terminan apenas pasadas las doce, por simple temor a los inspectores municipales, esos fantasmas que entienden de emociones como de dinastías chinas. 

Del lado del público que sigue a sus artistas y los disfruta porque entre otras cuestiones, esos artistas deciden subirse a un escenario a compartir sus obras (porque hay otros, entre ellos grandes artistas, que no lo hacen, con las razones que los asistan, y por esas razones el público se los pierde, y se los pierde tal vez para siempre, lo cual no deja de ser una pena para todos… Ufa, viene quejosa la mano), poder llegarse a espacios así sigue siendo una alegría. 

Este fin de semana, precisamente este viernes 23 de junio, subirá al escenario uno de quienes vienen sosteniendo Los Siete Locos: su programador, el músico y cantautor Fer Romero.

Fer Romero y Nacho Ramia – “La voz del viento”

 

Cantor de los mejores de nuestra ciudad, productor, docente, autor de “Color Canción”, productor y voz de los Caprichos de Carnota, ese proyecto que ha celebrado de manera dignísima el legado de un creador inolvidable. 

Este viernes, Fer se presenta junto a una formación de notables, quienes serán parte del disco que viene naciendo, cuyo nombre tiene mucho que ver con esa leyenda que recibe a cada parroquiano del boliche de Achával Rodíguez al 371, rodeada de fotos de músicos hermanos en una de sus paredes. 

Todos los detalles en una charlita previa a la presentación.

-Pongamos como punto de partida a tu primer disco. Podemos hablar del antes, pero sobre todo del después de “Color Canción”.

-Antes de “Color Canción” tuve la fortuna de producir un disco con un taller de alumnos en Santa Rosa de Río Primero. Lo grabamos, lo editamos y lo presentamos en ese pueblo. Fue una emoción enorme. Después de “Color Canción” pasaron un montón de cosas. Al mes de presentarlo en Córdoba tuve la suerte de viajar a México y girar durante un mes con esas canciones. Todo me sirvió para ver cómo una idea chiquita se va alimentando con los aportes de otros músicos. Participé en el disco de Tribal, el proyecto de Virginia Mazzini y “Cuchu” Pillado. Vinieron los Caprichos de Carnota, el disco en vivo de la Jam de Folclore, los Caprichos de Carnota de Cámara… Si miro para atrás, veo un poco de juventud en cuanto a cómo nacieron esas primeras obras. Y me alegra mucho todo lo que pasó después.

Caprichos de Carnota de Cámara – “Grito Santiagueño”

 

-¡Ya podemos hablar del nuevo disco! Contemos del nombre, de los músicos, de las canciones.

-Este nuevo disco, que se llama “Parte de la nada”, tiene diez canciones, ocho de las cuales son mías. Las otras dos son de autores completamente diferentes: Jorge Fandermole y Patricio Jiménez. Ya hay temas grabados y tres que estamos cerrando en cuanto a los arreglos y demás detalles. Si bien es un disco solista, el trabajo no es tan así, porque es más colectivo. Me acompañan músicos que admiro muchísimo: Nacho Ramia, Bachi Freiría y Diego Marioni. Con ellos estamos trabajando en la instrumentación, en los colores, en los momentos de cada tema. Entre agosto y septiembre entramos a grabar la segunda parte. La idea es tenerlo para fin de año. Respecto de “Color Canción”, “Parte de la Nada” es otra búsqueda en el armado y en la composición. No está enmarcado en el género folklórico tradicional sino que está más abierto a la canción.

-¿Cómo te manejás con la confluencia de composiciones propias y versiones? 

-No tengo prejuicios con eso. Cuando cráneo un disco no me fijo si voy a poner más versiones o más composiciones mías. Lo que se va a escuchar nace del concepto del disco, en base a bocetos de letras y músicas que tengo, que han venido naciendo en este tiempo. Desde ahí veo qué canciones tengo más cerca, aquellas que vengo tocando, que me gustan mucho, o a cuyos autores admiro y entran dentro de esa idea. Pero todo parte de ideas y composiciones propias para buscar canciones que se aproximen a esa búsqueda. Es un desafío. 

-Hace poco, en abril, estuviste en el ECuNHi por segunda vez. ¿Cómo lo viviste?

-Fue una experiencia muy hermosa. Viajamos con Nacho Ramia. El año pasado habíamos ido con los Caprichos de Carnota, también en el marco de la Peña de los Abrazos, que es una iniciativa para sostener el espacio ya que desde el cambio de gobierno muchas de las actividades comenzaron a perder el financiamiento que tenían. En el ECuNHi trabaja Topo Encinar, Chiqui Ledesma y mucha gente querida. La Peña nace a raíz de la necesidad de autofinanciar las actividades que se desarrollan. Esta vez además fue especial porque justo se cumplía un año de la peña, pero además se cumplían 40 años de las Madres de Plaza de Mayo. Fue hermoso compartir escenario con Juan Falú, con Betiana Charny y muchos más. Fue atípico porque ese día llovió muchísimo y se llenó de gente lo mismo. Había un clima de sensibilidad. El panorama con la ESMA al lado, con la lluvia y el frío, era medio complicado, pero todo se llenó de música. Una anécdota aparte fue que se acercó Rodolfo García, con una humildad increíble, a felicitarme por las canciones y nos pidió un disco. Con Nacho nos miramos y no entendíamos nada. Nos quedamos charlando como una hora, preguntándole de todo y él preguntándonos cómo trabajábamos en Córdoba desde la autogestión. Rodolfo es gestor cultural desde hace un tiempo. Trabajó con Teresa Parodi en el Ministerio y cuando vino el cambio de gobierno renunció a su cargo. Fue un gustazo enorme conocerlo.

-Vuelta a Córdoba. ¿Cómo viene la actualidad de Los Siete Locos?

Como el país… Está difícil. No estoy solo en el timón. Hay mucha gente con responsabilidades que tienen que ver con sostener el espacio. Es todo un aprendizaje, en tiempos difíciles, tratar de usar al máximo la creatividad con un presupuesto mínimo, con propuestas artísticas de Córdoba que son buenísimas, que se producen y suenan acá. Veo que hay diferentes miradas de los músicos que integran la escena. Hay matices ideológicos muy variados, de los cuales aprendo. Me parece que se juntan varias generaciones de las cuales se pueden absorber experiencias diferentes. Hay mesas de diálogo donde se debate qué hacer, cómo manejarse en estos tiempos. Es un tema para discutir y mucho. Los espacios se tienen que sostener. Miro a los costados, para adelante y para atrás y veo a mucha gente trabajando en esta actividad. Todos hacemos grandes esfuerzos y parecería que estamos trabajando para alguien que está sentado en un escritorio, que administra un espacio, cobra un alquiler y nada más. A veces sólo pareciera que estamos trabajando para eso. También veo que el estado municipal y provincial está ausente en muchos aspectos. A veces creo que no sólo está ausente sino que juega en contra, poniendo trabas para impedir que sucedan algunas cosas.

-Tema para otra entrevista de tan largo. Por último, mientras tanto de todo lo que te tiene a las corridas, por ahí anda un niño que ves crecer todos los días. 

Ástor es pura música. Lo veo jugando y me veo a mí mismo jugando con las ideas, con la música para armar, para producir. Mi casa tiene muchos instrumentos y ahí anda por todos lados. Por ahí veo que hay unas guitarras que no están donde yo las había dejado o alguien visitó la caja donde están las armónicas. Por ahí aparecen los instrumentos de percusión desparramados por la casa. Así viene la mano con estos días. Estoy viviendo todo como una enseñanza.

Fer Romero y Nacho Ramia – “La copla y yo”

 

-Este viernes, después de tu participación en el Festival Solidario, sonás en “Música de la Casa”

-¡Ahí vamos! Vamos a hacer algunas cosas de “Color Canción”, algunas versiones que venimos haciendo en estos últimos tiempos y adelantaremos “Parte de la Nada”. Ojalá nos veamos. 

Agendá: 

Fer Romero en vivo. 

Viernes 23 de junio – 22 horas. 

Los Siete Locos – Achával Rodríguez 371. 

Entrada libre.