Emoción registrada

Sebastián Bergallo sobre el Trío Ukeleles

23-10-2016 / Discos y Videos, Emoción Registrada, Lecturas
Etiquetas: , , , , , ,

Compartimos un relato imperdible como introducción al rescate de un gran disco de rock, para volver a escuchar al inolvidable Titi Rivarola y sumar, ojalá, nuevos melómanos agradecidos de su legado.


Sebastián Bergallo sobre el Trío Ukeleles

En medio del hábito por adjetivar cualquier disco que esté bastante bien como “tremendo”, nos permitimos desandar el ancho boulevad de los términos desmerecidos y doblar un par de cuadras más abajo, por ese pasaje angosto, flojo de sellos oficiales, donde los sentidos de cada término vuelven a su configuración más o menos inicial.

Por varias razones, esto que compartimos es tremendo en el sentido infrecuente y estratosférico de la palabra. Por la historia que encierra, por los detalles relatados, por quién los relata y sobre todo por una música que pasó inadvertida para muchos y reaparece por obra y gracia de las redes sociales. Por 42 minutos que nos permiten escuchar otra vez al inolvidable Titi Rivarola, rockeando más allá de las alturas.

Ojalá puedan leer estas palabras, publicadas por Sebastián Bergallo en el día en que su amigo hubiera cumplido 54 años, y escuchar lo que sigue. Ojalá puedan dejar todo (y todo es todo), bajar un poco la persiana si es de día o dejar apenas una lámpara encendida si es de noche (o apagar todo, mejor) y prestarle las dos orejas a cada vuelta de rosca del Trío Ukeleles, a cada solo de viola de Rivarola.

Ojalá podamos sumar, después de este rescate, a un par de melómanos agradecidos por esto que, de nuevo, es tremendo.

Sebastián Bergallo sobre Trío Ukeleles – Jueves 20 de octubre de 2016.

Trío Ukeleles – Fusión Pesada

Decidimos con Palín Sosa y Martín Bergallo colgar este valioso álbum que tuvo en su momento escasa difusión (no había redes sociales) y una edición física de pequeñas tiradas replicadas. Nuestro sueño con Titi era editarlo y sumarle algún bonus track que habíamos empezado a grabar, una versión de “Curvas” del trío Náger-Rivarola-Juncos.

Producimos y grabamos este álbum Titi Rivarola, Palín Sosa y Sebastián Bergallo, entre el año 2000 y 2001.

Fueron meses de ensayo y pre-producción donde recreamos las ideas y composiciones de Titi y compusimos parte zapando.

La parte técnica de la grabación estuvo a cargo de Martín Bergallo. Grabamos con dos placas de sonido hogareñas sound blaster de 2 ch y una Turtle Beach de 4 canales”sincronizadas” entre sí y a un minidisc stereo. En total ocho canales. Los toms grabados en el minidisc se agrupaban tres a dos en una consola y luego se sincronizaban manualmente en la post producción.

Para concretar la grabación, muchas personas colaboraron: Mariano Parvex nos prestó micrófonos, a Oscar Alessio lo despertamos una mañana con la noticia de que tenía que prestarnos los platos…

El setup era más o menos el siguiente:

Batería microfoneada con un solo overhead sin micrófono en el hi hat; luego lo demás, por cuerpo.

Guitarra, un sm 57 al gabinete del jcm 2000 de Titi.

Bajo: line desde un cabezal swr.

Tocamos sin monitorizarnos con auriculares y sin ninguna aislación ni acústica especial. Lo registramos en directo, en la casa de Empalme de Titi con el apoyo de Yenny Nager, Luci y Eli, registrando en sesiones maratónicas, con niveles de loudness altísimos los ocho tracks del disco.

El concepto general fue que suene como un trío, por lo cual, prácticamente no hay sobregrabaciones.

Mezclamos todos juntos en la primer locación de Desdémona, en un cuarto de dos por dos, con unos bafles Yamaha 2 ns 10 que nos facilitó Germán Náger, quien luego se encargó del arte del disco.

Hay varias anécdotas y recuerdos de las sesiones. Una de ellas es que en la cuadra de Titi había un radioaficionado que tenía bastante actividad. En una de las sesiones empezó a entrar por el amplificador de la guitarra la voz de radio fuerte y claro. En vez de ponernos a resolver y aislar el problema, se nos ocurrió grabar el audio. Luego hicimos loops, reverses, etc. con ese material. Eso se ve reflejado en el tema “Chacaqueña”, que coqueteaba con los orígenes y la tonada chaqueña de Martín y Seba.

Otro recuerdo es la ecualización corpiño de Palín. Muchos low y hi en los tracks de batería se reflejaban gráficamente en imágenes como unos “corpiños”. Entonces Palín rezaba: “Vayan poniendo los corpiños que ya llego”.

En fin, todo hecho a pulmón y con los recursos que teníamos en ese momento.

Hoy, en el cumpleaños de Titi, lo dejamos ir formalmente para que compartan y escuchen parte de la obra que nos dejó y que se mantuvo prácticamente en el anonimato hasta el momento.

Ukeleles Trío – “Fusión Pesada”