Emoción Registrada

Alejandra Tortosa sobre la formación de nuevos valores

9-10-2016 / Emoción Registrada, Lecturas
Etiquetas: ,

La cultura de una ciudad no se explica por el talento natural de personas nacidas y criadas en sus calles que el simple transcurso del tiempo erige como artistas consagrados. El rol de las instituciones públicas es una de las claves decisivas para su desarrollo. Compartimos la mirada de una de nuestras voces más destacadas acerca de este proceso y sus necesidades.


Alejandra Tortosa sobre la formación de nuevos valores

No abundan en Córdoba ejemplos de cantantes que hayan abordado tradiciones diversas de la música popular y académica con soltura y excelencia.

Alejandra Tortosa es uno de esos ejemplos luminosos. Como soprano, ha desarrollado su actividad en numerosas óperas y conciertos de cámara. Como integrante del Coro Polifónico, ha participado en incontables presentaciones junto a distintos organismos de la provincia y el país.

Además, se ha destacado en obras notables como “Huayrapuca. La Madre del viento”, compuesta por su hermano Héctor, y claro, cómo pasar por alto su historia con De Boca en Boca, uno de los cuartetos vocales más importantes de la historia de la música de Córdoba, por su repertorio único, abierto a las músicas del mundo, y por la calidad de sus interpretaciones.

A su actividad como cantante, Alejandra suma la docencia, experiencia clave en la formación de nuevos valores locales.

Después de tantos años dedicados al arte, desde un lugar en el mundo con más necesidades crónicas que oportunidades concretas, Tortosa ha publicado, hace algunas horas, un punto de vista sobre los desafíos que cada joven de Córdoba enfrenta en el camino que ha decidido recorrer con el canto.

Entendemos que su mirada puede revivir un debate más que necesario sobre algunos roles fundamentales en el desarrollo de nuestra cultura.

Gracias Ale por permitirnos compartir tus palabras.

Alejandra Tortosa – Domingo 9 de octubre de 2016.

A modo de reflexión… Y espero mis querid@s un poco de luz sobre este tema… Desde hace algún tiempo como docente de canto particular y en instituciones formales de nuestra ciudad de Córdoba, veo la gran cantidad de jóvenes que se dedican a formase y la gran cantidad de recurso humano (como se dice en las nuevas carreras de gestión) que encontramos…Y sí, te da mucha alegría la garra con que vemos se trabaja, aunque luego insertarse en el medio (hablo de acceder a trabajos pagos, contratos, cargos de planta, roles secundarios) te obligue a un despiadado camino de competitividad dónde básicamente, se gana por oposición, es decir, el que según a la mirada de un jurado se lo crea apto para tal fin.

Vos me dirás “sí, está bien, es lo justo…”

Yo pregunto: ¿Sí? ¿Está bien? ¿Es lo justo…? ¿Cómo hacés para competir con alguien que viene de afuera con las mejores formaciones nacionales, con carreras internacionales, habiendo hecho la experiencia de cantar roles primarios y solistas desde su comienzo de formación? Casi imposible, ¿no? Y sí, te deja un sabor amargo…

Vos me dirás: “Pero está buenísimo que venga Messi a jugar a tu barrio…”

Y la verdad que no sé, porque si tengo cincuenta jugadores que nunca van a tener la posibilidad de hacer una experiencia en su campo, va a seguir habiendo solamente “un” Messi. Pregunto: ¿es justo?

No todos tienen la posibilidad de irse, de formarse lejos de su ciudad. ¿Cuándo muchachos de la cultura, va a haber políticas culturales, gestiones, gestores que no sólo no fomenten un sistema expulsor, sino que generen una defensa a la localía? ¿Que paso con la Ópera Federal? ¿Hubo convocatorias? ¿A vos te llamaron? ¿A nosotros los del interior? ¿Fue “federal”?

Te vuelvo a decir, si la torta se reparte entre los mismos o en el mismo lugar, engordan los mismos…

Muchachos de la cultura, pónganse las pilas… Y sí, tenés que invertir. Los resultados los vas a ver a largo plazo y quizás no tengas “un” Messi. Quizás tengas cincuenta.