Con permiso

Se llama miedo

25-07-2017 / Lecturas
Etiquetas: ,

Eso le pasa a gente que nos cruzamos todos los días en el bondi, en la calle, en la obra. A ese que te trae el delivery, al que te vende la fruta para la merienda de tu pibe… A ese le pasa.


Se llama miedo

Por Luciano Debanne.

Le pasa al changuito que te hizo reír en la esquina con los malabares que se le caían, y a las pibas que salen del cole cuando vos volvés del laburo. A todos ellos les pasa. 

Le pasa a ese nene del jardín: le pasa a él porque le pasa a su mamá, y a su papá le pasó mil veces.

Le pasó al chabón que vende alfajores para la iglesia y al que repartía folletos de la rifa del club.

Le pasó a unos pibes que volvían de jugar al fútbol.

Le pasó también al amigo de tu hermano la otra noche que salió a bailar. Y a una prima tuya que hace mucho que no ves. Bueno, a ella también le pasó aunque vos no te enteraste.

Le va a pasar a un compañero de laburo, mañana o pasado… Más probablemente el fin de semana. 

Y, mirá lo que te digo, más tarde o más temprano te va a pasar a vos… O capaz ya empezó a pasarte cada vez que cruzás un control y te da un poco de cagazo, tragás un poco más lento, ponés cara de yo no fui… No vaya a ser que esté cruzado, que no le guste tu cara, que tenga ganas de demostrarte que tiene poder, que quiera joderte.

Se llama miedo y tenes razón en sentirlo, porque están zarpados…

Y les están dando soga.