Con permiso

Agentes del orden

1-07-2018 / Con Permiso, Lecturas
Etiquetas: ,

Confunden a menudo el rol y la importancia del taquígrafo con el orador, el del secretario de actas con el de los asamblearios. Confunden al jurista con el legislador.


Agentes del orden

Por Luciano Debanne.

Hay partidos y partidarios que creen que la democracia está dada por el respeto a las instituciones y los procedimientos establecidos. Entonces viven haciendo reformas a las instituciones para que funcionen cabalmente ajustadas a sus necesidades. Y a eso le llaman democracia y democratizar.

No tiene que ver con la justicia, ni con la equidad, ni con la igualdad, ni con la participación ciudadana. Tiene que ver con garantizar que lo instituido funcione a favor de sus intereses.

Cuando son bienintencionados, creen que la democracia tiene que ver con procedimientos y que los garantes de los procedimientos son los garantes de la democracia. Confunden a menudo el rol y la importancia del taquígrafo con el orador, el del secretario de actas con el de los asamblearios. Confunden al jurista con el legislador.

No casualmente hay muchos abogados y administradores y médicos entre estos partidarios. Han sido entrenados para mantener un sistema funcionando de manera regular. Son sinceros agentes del orden.

Por otro lado, hay partidos y partidarios que creen que la democracia subyase en la posibilidad de cambio, de inclusión de lo diferente, de participación de lo excluido, lo otro, lo inexistente. En la transformación de lo establecido hacia horizontes nuevos. Por eso las banderas de esos partidos están tapadas de revolucionarios y citan a poetas para hablar de política.

En cualquier caso, si el valor que se esgrime es la democracia nunca habría que olvidar que se trata de un sistema político y que como todo en política debe medirse por los efectos que genera, no por las intenciones ni los argumentos que lo sostienen.

No vaya a ser cosa que haya partidarios que, confundidos y ocupados en discusiones abstractas, sean militantes del partido equivocado.

No vaya a ser que todo sea un “como si” que en la práctica es un “ustedes no”.