Con Permiso

Sin embargo se mueve

Sin embargo se mueve

Como un desafío de la duda frente al saber consagrado, como una comprobación frente a los escépticos de toda resistencia.

Un pibe

Un pibe

¿Cuánta plata tiene que tener? ¿Qué corte de pelo? ¿Cómo tiene que hablar? ¿Cómo se tiene que morir? ¿Qué cosas son travesuras? ¿Qué cosas son delito? ¿Qué hace falta que pase para que lo odies?

Agentes del orden

Agentes del orden

Confunden a menudo el rol y la importancia del taquígrafo con el orador, el del secretario de actas con el de los asamblearios. Confunden al jurista con el legislador.

Libro a libro

Libro a libro

A tantos nombres que andan por ahí, por la posibilidad de regalarles a otros sus palabras prestadas, porque la belleza está hecha de esas palabras con que la contamos. Por esa biblioteca enorme.

Abracémonos

Abracémonos

A pesar de todo, para lo que haga falta, más allá del tiempo y las circunstancias. De consuelo o de triunfo. Que nos contenga, que nos sostenga, que nos confirme.

Cruces

Cruces

De iglesias, conventos, pibes, abrazos, putas, amantes, piernas, dedos, labios, calles, carteles, vendedoras, paños, antenas, peatonales, hospitales, plegarias, capillas y cementerios.

Te va a alcanzar

Te va a alcanzar

Aunque por ahora no sientas el olor, aunque tu lejanía no te deje ver cómo se resquebraja todo. No habrá castigo para tus silencios pero tampoco habrá consuelo para las consecuencias de tu complicidad.

Desde el pie

Desde el pie

A nuestra imagen y semejanza, imperceptible a nuestras ansiedades, todo el tiempo, a veces lentamente, a veces con rapidez. Sólo queda esperar pacientemente, atentamente, amorosamente, cuidadosamente.

Ingenios

Ingenios

En una frase escrita en la puerta del baño público, en el respaldo de la butaca del bondi. En stenciles, en pintadas pequeñas y en enormes murales. En las paredes rayadas de un aula. En todos lados.

Un método

Un método

Una propuesta. Sin mezquindad. Alguien cercano o lejano que no odies. Un tema que te apasione para convidar. El corazón como si fuera un conejo. Que te lata en la mano.

Sobre una hornalla

Sobre una hornalla

Bajo la mirada atenta de la cocinera, las manos sobre el delantal. Un fuego chiquito y cotidiano. Los chicos que se sientan y el frío que llega de a poco desde afuera, desde arriba.

Ostrácodos

Ostrácodos

Allí donde casi nunca llega la luz. Del tamaño de un grano de arena. Dos bocas, antenas y un caparazón que se abre y se cierra, como una concha.

Ronda

Ronda

Modos de tender puentes entre lo entre lo más chiquito y lo general, entre lo cotidiano y lo perenne, entre lo personal y lo político.

Acomodar el Cuerpo

Acomodar el Cuerpo

A los tiempos que corren, a las quietudes forzosas, al agite necesario. Hasta que nos colme, hasta ser puro músculo, puro hueso, puro aire en circulación. Hasta que nazca la sonrisa.

Viva y Sonriente

Viva y Sonriente

Nuestro orgullo, nuestro tributo, nuestro pequeño llanto ante su inmenso dolor, no es recordarlos: es recordarlos colectivamente.