• Aguapordentro
  • Aguapordentro

Aguapordentro

2017

Intentísimo año. De mucho alboroto interno y externo, de alegrías, tristezas, encuentros y desencuentros para volverse a encontrar…

Este torbellino de año nos encontró pisando escenarios más seguido que nunca, sin viajar tantos kilómetros, pero descubriendo y reinventando lugares a la vuelta de la esquina.

Muy felices de ser testigos y partícipes de la movida que crece sin parar en nuestras queridas Sierras Chicas.

¡Por un 2018 que nos siga encontrando en la música!

¡Salú!

 

2016

Apuntes para una suerte de anuario, de una banda llamada Aguapordentro; serrana, cordobesa. Donde sus cuatro integrantes han llegado a comprender cuánto se quieren y culminando el año festejan tal situación venturosa, compartiendo unas pocas palabras luego de este largo título.

Recibimos, despedimos, transcurrimos.

Bienvenido año que viene. Prontísimo año que viene. Cargado de promesas y sana incertidumbre. Venite amable, venite tibio. Con una manzana bajo el brazo y canturreando.

Adiós año pasado. Año bisagra, año rotonda, año semilla. Rotundo 2016 que has dejado el tendal; de velos, de máscaras, de fichas pesadas y esponjosas.

Año de simbiosis celular en el núcleo de la Banda que forjamos, que afianzamos a fuerza de deseo, voluntad, sueñitos mágicos y austeros.

El 2016 pasó no sin decirnos que Aguapordentro es otro ser. Nos excede a cada uno de sus integrantes. Se nos desdobla y nos mira a la cara, nos desafía en lo más bajo y en lo metafísico. Nos invita a abandonarnos y encontrarnos nuevos.

Aguapordentro, proyecto organismo, elemento de encuentro donde las personalidades se aglutinan “suavemente” en favor de una nueva entidad que burla esa personalidad y desecha lo burdo de esos egos. Y en ese ritual de los martes o los jueves o los sábados, creímos oír al viento o al monte o la curucucha decir que perseguir el espíritu de la música es buscar incansablemente todo aquello que va por dentro. Perseguir lo imperseguible, desnudar la metáfora. Perseverar como el afán del niño; jugar seriamente; brillar para uno y para el compañero. Compañero de banda, de orquesta, de trance y crecimiento; electromagnético compañero en la música y la vida.

Haciendo, diciendo. Buscando qué decir. O más bien buscando cómo decir tanto para decir. Indagando, revolviendo el sueño oxidado de cambiar el mundo… Tocando canciones.

Ver más