Por Pablo Arietti.

Surgida en 2012, la idea del Anuario Musical ha considerado algunas premisas para su realización.
En primer lugar, la atención a expresiones vinculadas a Córdoba por su origen, radicación o proyección.

En segundo término, la invitación a todos los proyectos por igual, intentando la comunicación
directa a partir de sus espacios en las redes sociales. En muy pocos casos fue necesario sumar
un correo electrónico o una llamada telefónica.

Luego, la apertura para que, más allá del cambio de calendario, cada quien pueda escribir
sin lineamientos temáticos. La variedad de textos que se puede apreciar responde a la diversidad
de las miradas convocadas pero también a la libertad concedida. 

Por último, el ordenamiento de los testimonios desde un criterio simple, indiferente a trayectorias,
reconocimientos, estilos y demás posibilidades: el abecedario.

No es necesario aclarar que nadie ha pagado ni cobrado dinero o contraprestación alguna
por aparecer en este informe. El único intercambio, después de los textos y las fotos, 
es un largo registro de abrazos virtuales y promesas de juntadas que de este lado no se olvidan.

La buena recepción del primer Anuario alentó la continuidad y llevó a considerar proyectos
más allá de la ciudad de Córdoba y sus alrededores. Con los años, la cantidad de invitados fue creciendo
a partir de encontrar nombres y agregarlos a una lista. Quienes no han recibido la invitación y tal vez
se preguntan por qué, pueden atribuir la causa al descuido, a la falta de conocimiento o a decisiones
de alcance respecto de proyectos alineados a circuitos de difusión autosuficientes y consolidados.

Por lo demás, quienes quieran participar sólo tienen que enviar sus textos por mensaje privado a nuestro
espacio en las redes. Serán recibidos, agradecidos y publicados con la mayor felicidad posible,
por entenderlos a la luz de lo que este informe pudo haber generado.

En términos de cantidad de proyectos musicales, solistas o de conjunto, quienes integran
“Música 2012-2016” no llegan a la mitad de quienes recibieron la invitación. A su vez,
la lista apenas abarca una parte de toda la actividad musical vinculada a Córdoba.
Entonces, si quienes aquí aparecen permiten que algún lector dimensione eso que venimos
percibiendo como crecimiento de la escena en los últimos años, vale una aclaración: 
este informe podría servir como visita inicial. Queda muchísimo por descubrir y disfrutar.  

Algunos de los proyectos incluidos en este recorrido ya no existen en la actualidad; otros cambiaron
de nombre, de integrantes, de ciudad de residencia, de búsquedas. Otros se mantienen. 
Algunos enviaron sus palabras para cada edición; otros en algunos de los cinco años.
Todas los textos fueron reunidos aquí.

Ojalá sirva esta compilación de voces para acercar más personas a las producciones, cada vez mejores,
nacidas por estos lados o llegadas y bienvenidas. Todas cuentan una parte de la historia reciente,
fragmentos de vivencias, muchas de las cuales pudimos reflejar, con las limitaciones consabidas, en Redacción 351,
a la par de numerosos testigos de este tiempo.

Disculpas a quienes se vieron molestados por la invitación, por los recordatorios o la desatención a 
los horarios en el envío de los mensajes.

Gracias a todos los que participaron, por confiar en este espacio para compartir algunas cuestiones
de sus vidas. Gracias por seguir haciendo eso que trasciende cualquier definición y nos mejora
cada vez que suena.

Gracias a los amigos de los medios y a los fotógrafos que sumaron sus palabras e imágenes
a esta edición especial. 

Gracias de antemano a quienes vayan a recorrer este informe. 

Nos estamos viendo.

Música 2012-2016  |  Miradas Amigas