Películas para abarajar antes de cagar fuego

76-89-03

14-04-2017 / Lecturas, Menos Mitos
Etiquetas: , ,

Tres amigos. Tres años. Tres épocas de la historia reciente. Más de tres razones para ver una película argentina sobre las vueltas de la vida.


76-89-03

Por Juan Fragueiro.

En las reflexivas “vacaciones”, periodo en el cual ausenteme de este espacio trescientos cincuenta y uno, recorrí cientos de cientos de películas que por X-Men causas me impactaron o que sin dubitar pondría en la agenda para recomendarle a un círculo pequeño de amigos.

“La vitalidad de los afectos”, “Ser digno de ser”, “Post coitum animal triste”, “7 cajas”, “Contra viento y marea”, “Satantango”, “Balada triste de Trompeta”, “Volaverunt”, “Jamón jamón”, “París Tombuctú”, “Pulp Fiction”, “Un crisantemo estalla en cinco esquinas”, o la elegida “76-89-03” (2000), duración una hora treinta, argentina, dirigida por Flavio Nardini y Christian Bernard, ópera prima que debió haber sido prima-única (no pudieron superarse con “Regresados”, filme menor).

76 (dictadura militar), 89 (Menem) 03 (posible reelección de Don Mufatelli), es simplemente la historia de tres amigos obsesionados con una vedette, Wanda Manera (y acá forma parte del juego conectar con Noemí Allan, Graciela Alfano o María Noel, chicas en boga allende los 2000); dispuestos a encontrarse con ella o apenas tener una noche de sexo.

Para semejante rapapolvo pasan por miserias y desgracias de la noche porteña (que no es cualquier noche). Hay cocaína hallada por casualidad, que intentarán vender en el mercado de consumo; hay sueños que se hacen polvo literalmente, aunque las buenas intenciones se excedan.

Es la noche de despedida de soltero de Paco y el catálogo de miserias funciona como colgante de espejitos en medio de la nada. Por momentos emblemática, por instantes contagiosa, una película de culto que el tiempo acomodó en el cajoncito del olvido.

No faltan accidentes, quebraduras, ganchos y masturbaciones en un colegio de curas. Mucha adolescencia, mucha testosterona, líbido disolvente y un humor prosaico que no empalidece.

Junto con “Picado Fino”, “Mundo Grúa”, “Rosarigasinos”, “Pizza Birra Faso” o “Buenos Aires Viceversa”, “76-89-03” configura el inicio de lo mejor del nuevo cine argentino. Podés morir en el intento…

“76-89-03” – Película completa